A mis nietos y nietas


Si a vuestro paso habéis dejado caer alguna
espina, regresad, arrancadla y en su lugar sembrad
una rosa.

Vuestra abuela que os quiere tanto...


lunes, 28 de agosto de 2017

Reportaje de verano para mis nietos

Mis queridos nietos y nietas: tras terminar este mes de vacaciones que hemos compartido, quiero dejaros, a modo de reportajes, recuerdos de momentos inolvidables.
Hoy, el de  vivencias en el espigón entre pescadores,  barcos y gaviotas.
Quiero que seáis conscientes de tanta belleza y del privilegio de compartirla. No todo el mundo puede y tenemos que pensar y agradecer.











miércoles, 26 de julio de 2017

En el día de los abuelos

A mis nietos en el día de los abuelos/as



 Mis queridos nietos: Este día tan maravilloso de los abuelos se lo he dedicado especialmente a los titos que, como sabéis tantas ganas tenían de ser abuelos y con tanto amor han recibido a su primer nieto.
Pero os lo escribo aquí para que  entendáis qué significan los nietos para los abuelos y siendo conscientes de ello, le correspondáis en lo que os toca. ¿Vale?
Un día singular y cargado de maravillosos matices este de los abuelos que dedico muy especialmente a mi hermana María Jesús y a mi cuñado César, abuelos por primera vez de un precioso niño que ha llegado a su vida, como llegan todos los nietos, vivificando ilusiones, amores, sueños… Se suele decir que a los nietos se les quiere más que a los hijos, y no es así, pero sucede que, cuando en el índice de la vida se van enumerando capítulos  grises, unas veces, y opacos, otras, ellos y ellas, nuestros nietos, nos elevan y transforman en paraíso irisado de ternuras infinitas. 
Y son balbuceos, sonrisas de bebé,   primeros pasos, primero todo de nuevo que nos hacen olvidar posibles deterioros, posibles depresiones y malos humos.  
Un nieto es un sueño convertido en realidad: Ellos nos dan lo que tal vez la vida nos quiso robar: amores, juventud, alegría, proyectos… Ellos y ellas son un paso más en la deseada trascendencia, ellos y ellas son la cuerda que activa el reloj de nuestra existencia, haciendo que el ritmo de nuestro corazón reciba  oleadas de impulsos nuevos.
Suelo decir que quien no tiene nietos no ha probado el néctar de la vida, elixir que nos hace entonar himnos de júbilo que en ecos prodigiosos deseáramos se extendieran por el universo.
Por eso, a mis hermanos, María Jesús y César, que tanto lo han deseado, que con tanto amor lo han recibido, que con tanto fervor lo proclaman a los cuatro vientos, mi más grata y sincera felicitación en este día en el que yo también me felicito  y me uno a todos los abuelos y abuelas del mundo para entonar a coro, la canción del salmista:  
Jubilate Deum omnis terra,

domingo, 25 de junio de 2017

CARTA A MI NIETO GONZALO

A mi nieto Gonzalo
Parece, mi querido Gonzalo, que te veo y te oigo, cuando de mi mano empezabas a dar tus primeros pasos y encontrábamos alguna dificultad. Yo te quería ayudar, pero tú te soltabas y repetías: yo “tolito”. Por eso, solito, si bien tu madre ha sido tu gran apoyo, al no divisar futuro alguno y tras tu brillante carrera de Filología Inglesa,   lanzado  a una autentica maratón de clases particulares, hoy, al fin, vas a ver hecho realidad tu ilusionado sueño: abrir una Academia de Inglés, una preciosa y bien acondicionada  academia donde podrás ejercer esta profesión que llevas en los genes y en el alma: ser profesor, maestro que sin duda lo eres y sin duda sabrás cómo llegar a todos y cada uno de tus posibles alumnos.
Ayer me diste una  lección tan grande... Sí, cuando llegaste  a verme unos minutos. Al quitarte el casco chorreabas sudor  -eran las dos de la tarde-, te pregunté: ¿de dónde vienes con el calor que hace? Y con esa sonrisa perenne que te caracteriza, contestaste: vengo de echar  propaganda en los buzones. Muchas casas no abren, pero es lo que hay. ¡Qué pena sentí y qué nudo se atravesó en mi garganta! Y ya no eras tu solo, sino tantos jóvenes que por nada, con los rigores del tiempo, se afanan en esa ignorada tarea de echar propaganda casa por casa y buzón por buzón. No abrimos, porque son normas de la comunidad, pero a veces, hasta sacamos los peores humos por su pertinaz empeño. ¡Qué profunda reflexión me provocaste!
Pero tú, mi cariñoso, inteligente, servicial, mi querido nieto te has labrado tu porvenir, a pesar de los “portazos” que a tus pocos años ya te ha propiciado la vida. ¡Qué ejemplo de trabajo, constancia, e ilusión, que la cara se te iluminaba cuando medio en broma, medio en serio, hablábamos de una academia!. Días y horas empeñado en ganar  algo para tu soñado proyecto. Al fin, hoy abres las puertas y quiero que recibas como primer aplauso el que, desde aquí, te da esta abuela que te vio nacer y crecer. Sí, esta abuela que  quiere felicitarte, convencida de que tu esfuerzo será recompensado  porque los sueños, y de ello puedo darte fe, cuando se persiguen con esfuerzo, honestidad y sin decaer, se convierten en realidad.
Un abrazo, mi vida, y en él incluyo a tus posibles alumnos que, sin duda, los considero ya algo también mío. Te quiero mucho.



¡Tú sí que eres un gran diamante! -DIAMOND-




viernes, 2 de junio de 2017

Dibujos de vuestros padres, niños

Mis queridos nietos y nietas: ya vais siendo todos mayores y quiero que veáis cómo eran los dibujos de vuestros padres cuando eran  niños. Los tengo todos bien guardados porque  me parecieron, y me siguen pareciendo, preciosos. También guardo los vuestros que otro día traeré aquí y ni tan siquiera los reconoceréis pero os gustará volver a ellos. Os quiero mucho








martes, 30 de mayo de 2017

Gracioso dibujito para mis nietos.


PARA MIS NIETOS Y NIETAS ESTE GRACIOSO DIBUJO DE MIS ALUMNOS

domingo, 28 de mayo de 2017

A mis nietos: privacidad de los animales


        
              Todo lo que termina, me deja algo de vacío; la feria, también,
pero todo lo que empieza me llena de felicidad,
y hoy amaneció así el día.

 Mis queridos nietos y nietas: ¡se nos fue la feria y bien que la habéis disfrutado! También yo desde la terraza, sin  ruidos, con fresco y música, la he visto.
Hoy os quiero contar una anécdota, vivida esta amadrigada.
Bueno, pues hoy, en la terraza de mi cafetería, escuchaba música. Estaba prácticamente sola, cuando  apareció un grupo de alegres jóvenes que volvían de la feria.  Comentaban, preocupados, que habían atropellado a un gato a unos metros de allí. Terminé con el café, la música y la tranquilidad y me fui en busca del gato. 
Efectivamente estaba cerca. Agonizaba al filo de la carretera; nada se podía hacer por él. Rápidamente saqué el móvil para hacerle la foto y que la viráis aquí, pero como si me  sujetaran las manos, caí en la cuenta de que no era justo hacer aquella foto sin autorización y, sobre todo,  caí en la cuenta de que los animales también tienen privacidad y que yo no se la podía robar, aprovechando la indefensión de los últimos momentos de su vida. 
Así que, nada, no hay foto del gato, pero me siento feliz por haber estado allí en esos momentos en los que el gato no moría solo  y  un nuevo día amanecía.


 


  

sábado, 22 de abril de 2017

Para mis nietos en el Día del Libro.


Queridos nietos y nietas con esta postal en la que mi Amalia y yo leemos cuentos de mi obra CHIQUITINES, os dejo para celebrar  mañana, DM, día 23 de abril, el gran día del Libro.
Leed y pensad en lo que  os quiero decir con esa  preciosa frase  sobre el libro. Ni un día, dejéis pasar, sin leer algo: lo que sea, pero leed. Os quiero.